Arrancamos la semana con una gran noticia, y es que el vienes pasado el Parlamento de Portugal aprobó una propuesta de ley que legalizaría l uso medicinal del cannabis. Nuestros amigos de LaMarihuana nos traen toda la información.

Presentado por el Bloque de Izquierda, la propuesta salió adelante gracias a los votos de todos los partidos de la Cámara portuguesa menos los del partido de la derecha CDS-PP, que se abstuvieron.

Muchos enfermos del país luso que sufren de epilepsia recibieron la noticia con gran alegría. El aceite CBD y los productos con este ingrediente, que no es psicoactivo, podrán estar disponibles para las personas con esta condición.

Paula Cristina, una mujer de 51 años y que sufre de epilepsia le dijo a AFP

“Es lo mejor que me ha pasado. Es un éxito total”

La mujer y gracias al tratamiento con este producto recetado por un neurólogo en Brasil, apenas sufre de una docena de crisis epilépticas al mes, antes del tratamiento sufría más de sesenta mensuales incluso llegando a las ochenta.

Una asociación de enfermos que luchaba por la aprobación de esta propuesta “celebra la adopción de la propuesta de ley, que abre la vía al cannabis medicinal, pero plantea algunos problemas”, publicó posteriormente en un comunicado.

Los partidarios del cannabis medicinal quieren que a las familias de los enfermos se les autorice el cultivo de la planta o que el Estado se haga cargo del tratamiento.

“En Portugal, los médicos rechazan prescribir cannabis terapéutico porque los productos no están regulados. Y sin receta, no tenemos derecho a importarlos. Yo lo hago igual pero eso nos cuesta mucho dinero e inconvenientes”, dijo Maria Joao Rezende, que adquiere el producto a través de Brasil en EEUU, donde es considerado el producto como un suplemento alimentario.

“Me siento una pequeña traficante, aunque no sea una droga para nada”, dice indignada.

Según un gran ensayo clínico, publicado en 2017 en el New England Journal of Medicine, el cannabidiol reduce en un 39% la frecuencia de las crisis epilépsicas en su forma más severa.

Desde el 2014, Portugal concede autorizaciones para producir cannabis con fines medicinales destinado a la exportación.